jueves, abril 05, 2018

Documental - "Comportamiento maligno: El Efecto César Millán"


A continuación se muestra parte del documental "Dogs, Cats & Spacegoats" sobre comportamiento animal.
Con la participación de los más destacados y renombrados científicos, médicos veterinarios, etólogos y adiestradores calificados. En este documental se intenta llevar la actualización en materia de conducta canina a los espectadores, puesto que hay muchísima desinformación, técnicas dañinas, teorías falsas y errores al respecto, los cuales causan directamente un impacto negativo en las vidas de miles de perros y personas, quebrando el vínculo y llevándolos al punto en que son abandonados o eutanasiados. 

Muchas personas han cometido estos errores con sus perros porque creían que estaban haciendo lo mejor por ellos, que así había que hacerlo. Es importante que dejes las antiguas creencias atrás porque hace años que se sabe que no tienen ningún fundamento y, lo que es más importante, está comprobado por cientos de estudios de casos que todo lo que involucre el uso de la teoría de la dominancia sólo causa daño en los perros y genera más problemas de comportamiento en vez de resolverlos (además su propio creador hace mucho tiempo aclaró que está mal y debe descartarse por completo. Búscalo, se llama David L. Mech). 
Pero no es que sólo lo diga yo, lo dicen cientos de profesionales de la conducta animal alrededor del mundo, como los que aparecen en este documental. 
No importa si no sabes inglés, en este artículo encontrarás la traducción completa del video más abajo. 



Traducción por Carolina Gálvez.

(Cada párrafo representa a un autor): 

-Con tantas personas que son responsables con sus perros...¿por qué estamos viendo más problemas de comportamiento? Perros que no pueden sacar a pasear porque no han sido socializados, perros que son "malos" así que los botan o los devuelven al refugio.
-Usamos nuestros propios estándares y códigos de comportamiento y luego creemos que son universales y los aplicamos a otras especies. Si un gato hace afuera de su caja de arena, se está comportando "mal".
-Decir que un animal tiene la culpa, para mi eso es un grito de ayuda, es un grito pidiendo educación. Pero es más fácil no tomar responsabilidad de nuestros actos y echarle la culpa a alguien más.
-Todos los estudios que se han hecho para averiguar si un perro realmente siente culpa o venganza o si hace las cosas mal a propósito, han salido negativos.
-Los perros que destruyen cosas cuando quedan solos, no lo hacen por vengarse, lo hacen porque se sienten estresados.
-Tu presencia, tu llegada, es sinónimo de castigo. Tú y tus acciones son el responsable de que tu perro reaccione así cuando te ve, tú creaste esa asociación.
-Creer que hacen las cosas por venganza va muy ligado a todo el asunto de la dominancia, porque todo tiene que girar en torno a ti, todo es sobre ti, no sobre el perro.
-La postura respecto al comportamiento es un tema ético. Mira a este tipo ¿como se llama? ah, Cesar Millan. El es un tipo pequeñito, para él todo se trata de que es un tipo pequeño que domina a todos.
-Las personas creen que tienen que ejercer dominancia con sus perros, usar la fuerza. Eso es basura.
-Tengo que decirte que en la literatura científica, "alfa" era solo una abreviación para referirse a los reproductores. ¿De verdad sientes que tienes que competir con tu perro por algún rango imaginario? ¿Que crees que dice eso sobre tu manera de convivir con la gente?
-Hay jerarquías, pero no son jerarquías de dominancia. No son como creemos que son ni menos en la forma en que nosotros interpretamos lo que es dominancia.
-Hay errores con el concepto de dominancia, los animales no traen una predestinación a luchar por el dominio y escalar jerarquías.
-Dominancia no es peleas o amenazas.
-Los animales solucionan sus conflictos a través de gestos, no luchas.
-Hay muchos errores en la manera en que estos conceptos han sido usados y el resultado es que han dañado a los perros. Los han perjudicado y dañado tremendamente.
-Mi opinión es que todo esto de dominar se volvió muy pegadizo luego que estrenaran este programa del "encantador". Después de eso, en todas mis consultas tuve que empezar a aclararle a la gente que por favor dejaran de hacer eso.
-Uno ve cosas muy locas, ves gente que llegan y voltean a su perro contra el suelo y hacen toda clase de "rituales" pensando que están imitando la forma en que supuestamente se comportan los lobos en la naturaleza. Todo eso es ridículo. No tiene sentido.
-(La gente le hace toda clase de cosas terribles a sus perros por creer estas cosas: La mujer rubia que entrevistan dice textual: "Bueno, adivina qué, a veces tengo que agarrar a mi pit bull de 40 kg y azotarlo contra la pared para que entienda que él no es el jefe, yo soy el jefe"). [¡Que chucha, por la cresta!]
-Todo esto es un círculo vicioso potenciado por los medios, que constantemente le dicen a la gente que deben ser los "líderes de la manada". Y eso hace que todo sea peor y que llegen al punto en que digan ya no puedo lidiar con este animal. Y lo echan de la casa.
-Son miembros de un grupo social. Tu no eres un perro y tu perro no es un humano.
-Hay mucho desconocimiento y errores sobre las dinámicas sociales de las familias de lobos.
-Muchas personas no querían hacerle estas cosas a su perro, pero pensaban que estaban haciendo lo mejor por ellos y luego cuando se enteran de la verdad se sienten muy mal, muy arrepentidos. Alguien los llevó por donde no era.
-Entre sus ideas de dominancia, Millán dice que las mujeres son la única "especie" que está "cableada" de forma diferente a todas las otras especies animales y que los hombres aplican disciplina y las mujeres solo amor y que todos los animales siguen a los líderes dominantes, no a los que dan amor. (WTF...really??).
-Todo esto nos muestra un reflejo de nuestra sociedad, más que ninguna otra cosa.
-Cuando tuve a mi hijo, yo era un peso pesado levantador de pesas...con un Ph.D. Y si no puedo lidiar con un niño sin pegarle, sin intimidarlo, entonces es que algo está seriamente mal conmigo.
-Creo que somos muy fácilmente impresionables por personajes carimásticos que salen en los medios, los científicos analizan mucho, son metódicos, pausados...y la gente ve eso y es como "ugh que aburrido, mejor veamos a este tipo en la tele que me dice que tengo que hacer con mi perro".
-Eso es lo que pasó con el mundo del entrenamiento canino, el mal uso del concepto de dominancia permeo todo y convirtió una relación de mutua cooperación con tu perro en una relación de adversarios.
-Por algún motivo, los humanos están muy aferrados a esta noción de la dominancia social, los animales no.
-Suelo decirle a la gente "Si tanto sientes que tienes que dominar a un animal...ve a casa y domina a un gato. Después de que los doctores te cosan y te armen de nuevo, ahí hablamos".
(Se invitó a Cesar Millan a participar de este documental, nunca respondió).
-"Pero los métodos funcionan". El uso de fuerza puede funcionar momentáneamente. Los métodos de fuerza incluyen:  uso de collares para ahorcar, clavar púas, aplicar electricidad, golpear, sujetarlos contra el suelo... Cosas que jamás haría y jamás recomendaría. Punto.
-Pero tu relación con ese animal va a quedar marcada, tendrá un impacto, nunca más va a confiar en ti. Siempre te verá como una amenaza, no como un amigo o un compañero social.
-Si usas la fuerza, si usas el abuso (castigarlo física o emocionalmente, forzarlo contra el piso, patearle la mandíbula, dominarlo, jalar el collar, etc). No solo estás dañando a tu perro sino que te estás exponiendo a ser mordido y esencialmente lo que consigues es un perro que ya no se atreve a ofrecer conductas.
-Hay montañas y montañas de evidencia científica que demuestran que el adiestramiento con refuerzo positivo es la mejor manera y que los métodos basados en la fuerza y miedo resultan en más personas mordidas y perros más agresivos.
-Si usas métodos de ahorcar a tu perro con el collar o sujetarlo contra el suelo, estadísticamente estás en mayor riesgo de ser mordido y si tu perro te muerde, lo estás exponiendo a ser eutanasiado.
-Busca adiestradores en positivo, no hay absolutamente ninguna razón por la que sea necesario enseñar a un perro o cachorro a sentarse usando collar de ahorque o collar de electricidad.
-Con los collares de shock eléctrico hay alta probabilidad de aumentar la agresión por miedo y generar problemas conductuales crónicos. Es que hay tanta evidencia al respecto que ya es una verdad inequívoca.
-Si usas aversivos, inevitablemente vas a ocasionar problemas de comportamiento, porque si un animal está permanentemente haciendo las cosas por miedo, vas a terminar con un animal con trastornos asociados al miedo. Y del miedo nace la agresividad defensiva.
-Si tu entrenador aún usa collares de ahorque, de púas, eléctricos o técnicas de dominancia...esa persona no se ha actualizado en, por lo menos, 25 años.
-Nos enfocamos en la relación entre las personas y sus perros y que conecten mutuamente, le enseñamos a las personas a reforzar las conductas que quieren que sus perros hagan. Queremos que sean miembros valorados en su familia.
-(Viendo un catálogo de collares eléctricos) Los perros son parte de nuestra familia, son un miembro más. Así que si es seguro para ellos...(refiriéndose a esos collares. Se pone uno en el cuello y lo prueba). ¡¿Nivel 3 es para un Poodle?! ¡Y yo peso 63 kg!
-Decimos adiestramiento canino, pero es en realidad a la gente a la que tenemos que educar.
-¡¡¡Aagh!!! ¡Maldita sea, me atravesó el maldito cuerpo! (refiriéndose a la descarga eléctrica). ¿¿Y que dice esta cosa sobre el nivel 5?? ¡¡¡¡¡AAAAAHHHH!!!!!. No los deberían vender en ninguna parte. ¡¡¿¿Hay una función shock extra??!! ¿¡Para qué!? ¿¿¡¡Para matar a tu perro!!??
(y destruye el collar. Muy bien).



domingo, julio 23, 2017

Las Palabras SI importan



Words Matter.  Publicado January 17, 2017 por PPGWorld.

Por Don Hanson, BFRAP CDBC ACCBC CPDT-KA.


Traducido por Carolina Gálvez V. 

 
Don Hanson sugiere que los amantes de los perros remuevan de su vocabulario las palabras alfa y dominancia.

Los Dog-lovers usan una variedad de palabras cuando hablan acerca de su tema favorito. A veces usamos una palabra porque es la única que conocemos o a veces también usamos una palabra por puro hábito, incluso cuando sabemos que existe otra mejor. Es por eso que, en vista de que nuestros conocimientos sobre los perros han cambiado, es importante que re-evaluemos algunas de las palabras y frases que a menudo usamos para definir a nuestros perros y la relación que tenemos con ellos. La elección de las palabras es especialmente importante cuando le estamos enseñando a alguien que es nuevo en el mundo de los perros, por ejemplo, un niño. 

Las palabras pueden ser muy poderosas. La palabra que elegimos puede alterar percepciones y no siempre para mejor. Un cambio en la percepción puede alterar la actitud, lo que a su vez puede causar que nuestro comportamiento hacia nuestro perro cambie  y, de nuevo, no siempre para mejor. A veces elegimos intencionalmente una palabra porque queremos cambiar percepciones, actitudes y el comportamiento. Por ejemplo, veamos dos palabras que se usan a menudo cuando se habla de los hábitos higiénicos de un perro dentro de casa; “Housebreaking” versus “Housetraining.” [N. del T. - El autor utiliza palabras para las que no hay equivalente al español y hace referencia al significado ecuestre de la palabra “break” (romper), ahora me saldré del artículo para explicarlo: La doma que realizaban los vaqueros a los caballos para poder montarlos era terriblemente violenta y cruel, la razón por la que se llamaba “breaking” es porque el objetivo era romper la voluntad del caballo, quebrar su espíritu, y que terminara aceptando la montura por puro terror de los golpes y del agotamiento por lo que lo habían hecho pasar. Por lo que, en inglés, asociar la palabra “breaking” a cualquier adiestramiento predispone a pensar en que hay que someter y utilizar castigos. 
Respecto a la palabra housetraining, la traducción literal de ésta sería entrenamiento en casa, pero lo que en realidad significa housetraining es enseñar al perro a hacer sus necesidades adecuadamente sin ensuciar dentro de casa, por lo que la traducción más adecuada sería entrenamiento de hábitos higiénicos.] 

“Housebreaking” sugiere que estamos rompiendo un mal hábito del perro, lo que a su vez causa que muchos piensen en que los castigos son la mejor forma de lidiar con un perro que se orina o se defeca en un lugar inadecuado. En cambio, “housetraining” sugiere que debemos primero enseñarle al perro cuándo y dónde queremos que haga sus necesidades y cómo informarnos cuando necesite ir. Cuando adopté a mi primer perro, me dijeron como tenía que “housebreakearlo”. Desterré la palabra “housebreaking” de mi vocabulario hace muchos años, porque creo que propicia una relación contra productiva entre perro y humano. 

Muchas de las palabras históricamente asociadas al adiestramiento canino tienen connotaciones negativas. Obediencia, la cual el diccionario define como “el estado o cualidad de ser obediente”; 2. “el acto o práctica de obedecer, complacencia sumisa o trabajadora: El servicio militar demanda obediencia por parte de sus miembros”; es una de las palabras que la mayoría de los profesionales de la conducta canina ya no utilizan. La mayoría de los perros son considerados como parte de la familia, y al tiempo que muchas familias quieren un perro que se comporte bien, son también lo suficientemente sabias como para darse cuenta de que el concepto de demandar obediencia ciega en cualquier ser vivo es difícil y suele conducir a una existencia más bien infeliz para todos. Cuando consideras que puedes enseñarle buenos modales a tu perro sin la rigidez militar del adiestramiento de obediencia utilizando premios y amabilidad, el borrar la palabra “obediencia” de nuestro vocabulario de adiestramiento tiene mucho sentido. 

Dos palabras adicionales asociadas directamente con el concepto militaristico de obediencia son comando y corrección. El adiestramiento canino tradicional estipula que uno debe darle un comando al perro, sin importar si lo sabe o no, y cuando éste no realice el comportamiento indicado por el comando, tu corriges al perro. Utilizar la palabra “corrección” fue probablemente una elección consciente, para suavizar lo que estaba ocurriendo en realidad, que era castigo. Por ejemplo, yo diría “sit” (siéntate) y si el perro no se sienta yo corregiría al perro dándole un tirón con la correa, la cual estaría conectada a un collar de ahorque, lo que le causaría al perro dolor y discomfort momentáneo y con esto se espera que eso le enseñe al perro a responder apropiadamente al comando la próxima vez que sea dado. Hay maneras mucho mejores de entrenar a un perro, es por eso que la American Animal Hospital Association (AAHA) - Asociación Americana de Hospitales Animales -, el Pet Professional Guild (PPG) – Gremio Profesional de Mascotas - y la mayoría de los adiestradores modernos te dirán que los comandos y correcciones ya no tienen un lugar en el adiestramiento canino. 

Yo uso la palabra “indicación” (“cue” en inglés) en vez de comando y uso premios en vez de correcciones para enseñarle a un perro todo lo que necesita saber. La palabra indicación sugiere que debemos enseñarle al perro a responder ante nuestras señas verbales o visuales y que no podemos ni debemos esperar obediencia ciega sin enseñar. El adiestramiento canino o educación canina es nosotros enseñándole a nuestro perro a responder a indicaciones específicas. En vez de poner a propósito al perro en un escenario donde falle para poder corregirlo por una respuesta inadecuada, ¿por qué no poner al perro en las condiciones óptimas para su éxito y poder premiarlo luego? Hace que la experiencia del adiestramiento sea mucho más agradable y feliz tanto para el perro como para el humano. Creo que todos podemos coincidir en que si lo estamos pasando bien, estaremos más dispuestos a realizar algo y cuando se trata de adiestramiento, mientras más trabajemos con nuestros perros, más éxito tendremos. 

Las últimas dos palabras que sugiero que los Dog-lovers desterren de su vocabulario son dominancia y alfa. La ciencia ha comprobado que todo el concepto de ser dominante sobre tu perro o ser el alfa es erróneo y se ha malentendido, tanto para referirse a lobos como a perros, y es por eso que la AAHA Behavior Management Guidelines (Recomendaciones para el Manejo del Comportamiento de la Asociación Americana de Hospitales Animales) declara “…si el adiestrador explica el comportamiento en términos de ´dominancia´…sugiera a los clientes que cambien de adiestrador”. [Para más información sobre esta materia, lea Dog Behavior – Dominance: Reality orMyth (Comportamiento Canino – Dominancia: Mito o Realidad) en mi blog.]

Ya sea que seas el dueño/compañero/cuidador/tutor de un perro o un profesional que trabaja con perros, espero que consideres seriamente las palabras que utilizas cuando piensas en tus perros y al hablar con otras personas sobre sus perros. De verdad que sí importa.